Te recomendamos ponerlo en la mesa sin tajar, al ir tomando pedazo por pedazo irás viendo finos hilos que lo caracterizan su estructura. Es perfecto para mojar en el chocolate ya que su masa aireada le permite absorber gran cantidad de líquido.